sociedad uruguaya de fitoterapia

                                       SOCIEDAD URUGUAYA DE FITOTERAPIA

                        Para la investigación, estudio y desarrollo de los fitoterápicos

                                                                Sayago – Montevideo – CP 11000 –

                                                                                 

                                                                         fitoterapia@montevideo.com.uy

 

                                                                                                                                                                                                                                                     

La salud es sentirse integrado a la naturaleza que se entiende y se vive en armonía y respeto; es prosperar en el plano del conocimiento”  Dra.Susana Romero

El uso de plantas y vegetales como medicina es la más antigua terapia del hombre. Los egipcios daban ajo a los constructores de las pirámides para defenderlos de epidemias.

Papiros allados en Tebas siglos antes de nuestra era mencionan cientos de especies vegetales junto a sus efectos benéficos.

El médico griego Dioscórides, escribió en el siglo I AC una guía farmacéutica con las aplicaciones curativas de más de 600 plantas.

La medicina India se basa en el uso de plantas, igual que la China, donde conviven esta medicina milenaria y los más modernos remedios científicos.

En la Edad Media la sabiduría herbolaria se guardó en los monasterios, los monjes cultivaban plantas en sus huertos o iban a recogerlas a campo.

A partir del siglo XVII, con el auge de la medicina científica, la fitoterapia se relegó, tachándola de superchería y práctica de curanderos.

Vivió en la oscuridad durante siglos, tomando auge en nuestros días. Hoy, incluso los científicos más reticentes a esta práctica, no pueden negar los efectos beneficiosos de las plantas.

La existencia de la Fitoterapia es milenaria. En su devenir histórico el hombre fue acumulando todo un saber alrededor de las especies medicinales. El ejercicio de la práctica mediante el experimento error, hizo posible la comprobación de poderes no solo físicos sino psíquicos, conocimientos que fue ordenando. Clasificó con lógica la flora y así la fue transmitiendo de generación en generación, enriqueciendo con el tiempo el legado de saberes y favoreciendo la conservación de la flor.

Cada zona geográfica del mundo tiene una vegetación autóctona con la que se practican extractos, ungüentos, elixir, diferentes. Muchas de las especies vegetales utilizadas por sus virtudes curativas entre los antiguos egipcios, griegos y romanos pasaron a formar parte de la farmacopea medieval, que más tarde se vio enriquecida por los conocimientos del Nuevo Mundo. Dichas plantas medicinales y los remedios que entonces utilizaban se siguen usando hoy en día.

El desarrollo de la Medicina Alópata u Occidental opacó el uso de las especies medicinales. La droga sintética desplazó en gran medida el consumo de productos medicinales naturales.

El interés por la flora se vio disminuido y con ello su preservación.Sin embargo desde hace algunos años observamos un cambio tendiente a la revaloración, rescate e investigación de esta gran biodiversidad y a su alrededor de la Medicina Herbaria.

Las zonas menos contaminadas han conservado su tradición y hoy hacen posible que hablemos de rescate de saberes y de plantas. Cada vez mayor número de médicos alópatas se interesan por conocer a fondo terapias diferentes. Los químicos estudian las plantas en sus contenidos fitoquímicos. Los botánicos las identifican. Los farmacólogos comprueban sus efectos y algunas instituciones y personas se preocupan por su conservación.

Continúe aquí la lectura